Le vamos a escuchar, nos va a entender


  PAMPLONA 948 15 16 76 / TAFALLA 948 987 400

Seleccionar página

Hoy, 3 de marzo, se celebra el Día Mundial de la Audición. Por este motivo, desde Cadena SER Navarra han querido hablar con José María Oyón, Director de Centro Navarro de la Audición, para resolver algunas sobre este problema de salud tan común.

¿Cuáles son las consecuencias de la pérdida auditiva?

La primera y más importante es que ya no se vive al 100%. El oído es un sentido que nos hace vivir y disfrutar plenamente de lo que nos rodea. ¿Qué pasa si salimos a pasear y no oímos las hojas o el río? ¿O si suena música que nos encantaría bailar y no la oímos? ¿O si un familiar nos quiere decir algo bonito, como que nos quiere, y no lo escuchamos? Podemos perdernos mucho. Además, como efecto secundario de esta pérdida de audición, muchas personas están más irritables o deprimidas. Algo que les aísla y afecta también mucho a su entorno.

¿Cuáles son los síntomas de que perdemos oído?

Hay quien cree que perder oído es quedarse sordo, y no es así para nada. Quien pierde oído puede que oiga los sonidos alejados, débiles, o con algún efecto que dificulte la comprensión. Y hay muchos grados y cada caso es diferente y requiere una atención específica. A menudo el problema es que no distinguen los diferentes sonidos que reciben y no entienden bien, porque perciben mucho ruido pero no la voz. Podría asemejarse a una radio mal sintonizada. Lo importante es hacer un buen diagnóstico para detectar cómo es la pérdida de cada paciente y abordarla de manera específica.

¿Existe un perfil de personas afectadas? ¿Tiene algo que ver con la genética?

Es muy variado. Obviamente, pueden afectar factores como exposición al ruido, genética… Pero, en general, nuestros pacientes son personas que comienzan a notar que no oyen  tan bien como antes en conciertos, viendo su serie favorita y suben el volumen mucho, en cenas con amigos en un restaurante en las que oyen un murmullo pero no las conversaciones… Eso puede darse en hombres y mujeres por igual.  Por otra parte están quienes tienen patologías auditivas, como puede ser el caso de los niños, para los que es esencial la detección precoz y dar con una solución auditiva específica y de calidad cuanto antes para que no le frene en su desarrollo, su aprendizaje o en la socialización.

“La detección precoz y una correcta atención del problema pueden hacer que no se convierta en algo grave y que esté siempre controlado”

¿Es inevitable la pérdida de audición? ¿O se puede prevenir?

Es algo que se puede prevenir para retrasar su aparición con una serie de cuidados, o que no sea muy grave. Pero también  hay que entender que es algo natural, que cada vez cumplimos más años y que es algo muy común. Hay que darle la importancia correcta y acudir a un especialista en cuanto se detecten los primeros síntomas, porque la detección precoz y una correcta atención del problema pueden hacer que no se convierta en algo grave y que esté siempre controlado.

Respecto a la prevención, nosotros aconsejamos a nuestros pacientes bajar el volumen de la televisión y equipos de sonido o, en el caso de los más jóvenes, no abusar de los cascos. Por ejemplo, usarlos como mucho una hora al día. También, evitar la exposición prolongada a ruidos fuertes. Y, en el caso de estar expuestos a ellos por motivos laborales, usar siempre protecciones auditivas. Y hay cosas muy comunes que la gente desconoce, como que las infecciones son la segunda causa de pérdida de audición. Por eso hay que tener especial cuidado con catarros, gripes o infecciones, porque pueden provocar una pérdida auditiva mayor.

¿Hay diferentes tipos de aparatología para los problemas de audición?

Desde luego. En el mercado hay desde las prótesis típicas, más sencillas y económicas, que sólo amplifican el sonido y todos por igual, a las prótesis que nosotros trabajamos que son verdaderos ordenadores. Estas ayudan, por ejemplo, a distinguir entre conversación y ruido de fondo, y ayudan selectivamente a escuchar la conversación, de forma que el ruido de fondo quedaría en un segundo plano y daría prioridad a la voz para poder entenderla.

 

Le recomendamos la lectura del documento en castellano creado por la OMS – Organización Mundial de la Salud. Puede acceder pinchando AQUÍ.